Pro Mujer líder en salud femenina

Para Alicia Amador, una nicaragüense fuerte y luchadora, estar informada de su propio estado de salud marcó una clara diferencia entre la vida y la muerte. Tener la información necesaria permitió que existieran mayores oportunidades para intervenciones más efectivas que generaron un mayor impacto en su salud.

Cuando Alicia llegó a Pro Mujer en el 2009 estaba buscando la independencia económica vendiendo productos por catálogo. “Por muchos años antes de ingresar a Pro Mujer me realizaba exámenes pero nunca me daban un diagnóstico. Por cuatro años gasté en medicinas, hasta el 2010 que se lanzó un programa de salud de Pro Mujer, por el cual estoy viva”.

En el 2010, tras varios estudios que demostraron el incremento de las enfermedades crónicas y no transmisibles en sus beneficiarias y el limitado acceso a los servicios de salud que tienen las mujeres, Pro Mujer lanzó un modelo para que las clientas de servicios financieros como Alicia, tuvieran acceso a un paquete de salud de alta calidad y bajo costo.

Adicionalmente, la capacitación en salud que las beneficiarias de Pro Mujer reciben ha influido favorablemente para que mujeres como Alicia tomen conciencia del auto cuido y sepan cuándo acudir al médico o a otro profesional de la salud. Para Alicia, las recurrentes enfermedades y el fallecimiento de su abuela materna a causa del cáncer cervical también despertó su interés, y tomó la palabra de Pro Mujer de darle prioridad a su salud. “Si yo no hubiera llegado a Pro Mujer y no hubiera comprado ese paquete de salud, no estaría contando mi historia. El diagnóstico me impactó, pero la atención y la diligencia con la que me atendieron fue oportuna”, afirma Alicia.

El último informe 2018 “Mujeres y hombres en la economía informal” publicado por la OIT registra que en América Latina el empleo informal ronda el 53%. Las mujeres son la gran mayoría de la categoría de trabajadores informales, por lo que normalmente están menos protegidas, no perciben remuneración por su trabajo y tampoco tienen acceso a beneficios como la salud.

Los consultorios de Pro Mujer han demostrado ser una puerta de entrada importante al sistema de salud para miles de mujeres en Nicaragua, principalmente del sector informal que no cuentan con un seguro médico. Las beneficiarias tienen acceso a una amplia gama de servicios particularmente para la salud femenina desde consultas médicas generales, consejerías, la prueba de Papanicolaou y examen de mama; dos poderosas armas de prevención del cáncer.

En 2011, a Alicia le retiraron el útero, pero le devolvieron la vida. Tras algunos años de recuperación y con más fuerza, en 2015 un nuevo emprendimiento de nacatamales le permitió probar suerte con un nuevo préstamo. Hoy tiene su casa, es una mujer saludable y con una fuerte convicción para seguir mejorando su hogar y creciendo su negocio con el apoyo de Pro Mujer. 

VIDA SANA PLUS

En 2017 Pro Mujer amplió su oferta de salud y lanzó el paquete Vida Sana Plus. Un modelo de atención para la prevención, diagnóstico, tratamiento y seguimiento de las  enfermedades.

Desde 1999, Pro Mujer Nicaragua fue la pionera en llevar —además de crédito y capacitación— servicios de salud a las mujeres de escasos recursos. Su programa de salud fue subsidiado en un inicio por donaciones de organizaciones como Gemas de Esperanza y USAID. En los últimos 22 años, Pro Mujer ha logrado incidir en la prevención de múltiples enfermedades como el cáncer cervicouterino, cáncer de mama, hipertensión, diabetes y cardiopatías en general.

Share this post: