Pro Mujer, entre las mejores instituciones con mejor calidad de cartera

Con más de 40 mil clientas en seis departamentos del país, Pro Mujer en Nicaragua destaca en el ranking de instituciones micro financieras de Centroamérica República Dominicana.  

 Nedesna Yunieth, de 38 años, es la presidenta de Renacer, una asociación comunal en Chinandega, Nicaragua, organizada por comerciantes de la comunidad que reciben préstamos de Pro Mujer basados en la confianza y solidaridad. Por 10 años ha trabajado en un proyecto familiar de manualidades y piñatas. Se atrevió a soñar en grande y convertir su creatividad en fuente de progreso e ingreso familiar, en donde participan sus cinco hijos.

Luego de tocar muchas puertas y sin una garantía que la respaldara, llegó a Pro Mujer. Hoy es una exitosa microempresaria de manualidades, genera empleo para su mamá y hermana, y a pesar del contexto del país y la pandemia, sus ventas se mantienen, así como su buen historial de crédito. 

Más de 40 mil microempresarias nicaragüenses como Nedesna, son atendidas por Pro Mujer en el país, convirtiéndose en la segunda institución más grande según datos de la Cámara de Microfinanzas (ASOMIF) y la segunda, con mejor calidad de cartera. Solo el 0.5% de la cartera tiene deudas atrasadas y en riesgo, esto se destaca en el último informe de la Red Centroamericana y del Caribe de Microfinanzas (REDCAMIF)


Según datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la brecha de créditos para mujeres en América Latina es de US$ 86.000 millones. Por tal razón, explica Gloria Ruiz, directora general de Pro Mujer en Nicaragua, “los servicios financieros son instrumentos relevantes que empoderan económicamente a las mujeres en situación de vulnerabilidad, que en este contexto se reinventan y atraviesan diversas crisis. Acompañado de capacitaciones continuas sobre su buen uso fomenta que las mujeres sean pagadoras”.

El éxito, confirma Gloria, es “cultivar en la mujer su confianza y potencializar el valor de la solidaridad entre ellas, pero luego viene el reconocimiento que la mujer tiene sobre el valor de su palabra, el respeto por un compromiso y la fe en que su responsabilidad de hoy es el cimiento de su desarrollo, el de su familia y su comunidad”. 

Atender a esta población, es la misión de la entidad por 25 años en Nicaragua donde continúan abriendo puertas a microempresarias y apalancando el crecimiento.

Share this post: